Han pasado cinco años de su retirada, pero Riquelme indicó que trató de alargar "lo que más" pudo su partido de despedida para que su hijo pequeño, Martín, "pueda disfrutar".