La final de la Libertadores fue establecida para el 21 de noviembre en el mítico Maracaná, sede este año de la final de la Copa América que ganó Brasil, y el juego por el título de la Sudamericana quedó pautado para el 7 del mismo mes en el Mario Kempes de Córdoba.