El presidente del club griego irrumpió el campo de juego ante el partido que disputaba su cuadro  contra el AEK Atenas.