Los aficionados parisinos pidiendo la salida del astro brasileño, expresando su enfado con pancartas explícitas, incluso insultantes, en el Parque de los Príncipes.