Federer, campeón el año pasado, sale de Wimbledon conservando la segunda plaza.