En los estadios habilitados para mujeres se crearon "secciones familiares", separadas por barreras de la multitud masculina.