Según informó la FIFA, durante la primera fase de venta se solicitaron unas 3.5 millones de entradas para asistir al Mundial.