La final de la Copa del Mundo enfrentará el sábado a Inglaterra y Sudáfrica en Yokohama.