El año pasado, el premio Puskas, nombrado así en honor al exinternacional y prolífico goleador húngaro, recayó en el egipcio Mohamed Salah (Liverpool).