Los altercados, producidos por decenas de personas, provocaron que varios jugadores de Boca sufrieran algunas lesiones y por lo tanto el partido tuviera que posponerse.