El delantero Erling Haaland anotó nueve de esos goles y el equipo centroamericano no logró marcar ni un punto en uno de los partidos más brutales del Mundial sub-20.