El suizo no escatimó en lágrimas y dejó ver su emoción tras pasar a la historia por ganar ocho títulos del torneo.