El uruguayo dejó el Wanda Metropolitano a los 45 minutos por una lesión muscular.