Desde la revolución de 1979, las mujeres de Irán tienen prohibido entrar en los estadios de fútbol.