El futbolista mostró su tristeza tras el brutal incendió que dejó diez fallecidos en una de las sedes del club Flamengo, en Río de Janeiro.