Los jugadores acordaron hacer un momento de silencio para protestar sobre la crisis que atraviesa el país caribeño