El equipo italiano viajó a España con cinco bajas para medirse con los catalanes por la Champions League.