El Atlético, además, rompió una racha del Eibar de siete partidos consecutivos sin perder, cuatro victorias seguidas en casa y tres triunfos consecutivos en la liga.