Después de cuatro años en el Chelsea, en Inglaterra, Courtois mejoró aspectos de su juego y su físico.