Gabriel Jesús y Firmino fulminan a Argentina y meten a Brasil en la final.