El Juventus clasificó para las semifinales de la Liga de Campeones y el Barcelona se quedó a las puertas