El equipo catalán se aferra a la Liga española como consuelo tras la derrota en la Champions.