El episodio tuvo lugar antes de que comenzara el partido ante Racing en el estadio Capurro.