El portugués prolongó el sueño europeo del cuadro turinés con tres goles, dos de cabeza y otro, de penal.