La celeste comenzó la competencia con el pie derecho y cuatro goles contra cero en el partido contra Ecuador, su primer contrincante.