El hecho se dio entre el partido que disputaban el Sturm Graz austríaco y AEK Larnaka.