Para la defensa de los jugadores nucleados en el colectivo Más Unidos Que Nunca, "no hay un escalón más ilegal de lo que paso ayer”.